CAAP (Central Agro Andina del Perú)

La Central Agro Andina del Perú nació gracias a 4 organizaciones de productores (esencialmente cooperativas) de cereales y de pseudocereales tradicionales del altiplano andino del Sur del Perú, región aislada y muy pobre, que decidieron unirse para crear una organización de segundo nivel. Esta estructura se creó por la necesidad de fortalecer las organizaciones constituyentes, de mejorar la representación del sector de los cereales, y, de manera global, de dar más apoyo a este sector que desempeña un papel fundamental en la seguridad alimentaria de la población local.

caap perou 4

El socio:

Desde 2010, la central, que tiene su sede en la región de Apurímac, agrupa a 4 organizaciones de productores de cereales y pseudocereales andinos:

  • Cooperativa Coopain Cabana en la región de Puno: quinua
  • Cooperativa Agrovas en la región de Cuzco: Maíz blanco gigante
  • Asociación Central de Comunidades Campesinas de Ranracancha (ACCCR) en la región de Apurímac: leguminosas y cereales diversos
  • Cooperativa Servicios Especiales de las Comunidades Campesinas de Chumbivilcas (COOSE-CCCCH) en la región de Cuzco: cereales diversos

Misión y objectivos

La central tiene por misión el desarrollo socioeconómico con ánimo de utilizar los recursos naturales de manera ecológica. La idea de compartir los servicios y de configurar una red tiene como objetivo la consolidación y la autonomía de cada una de las estructuras que forman parte de la CAAP. La incorporación, en una segunda etapa, de otras organizaciones de productores de cereales andinos permitirá la ampliación del campo de acción de la central y una mayor representatividad del sector a nivel nacional para defender los intereses de los productores a los que representa.

La central presta servicios a sus organizaciones miembros:

  • De asistencia técnica para la producción exenta de insumos químicos, para la transformación de cereales (por unidades de lavado, procesamiento y transformación en harinas), y para la comercialización;
  •  De mejora del acceso de los productores a mercados locales y ecológicos;
  • De fortalecimiento de la organización de los miembros: buena gestión, recursos humanos, herramientas de gestión, etc.

Se toma particularmente en cuenta la dimensión de género y del relevo de las generaciones más jóvenes, desarrollando actividades concebidas para ellos y animándoles a formar parte de órganos decisorios.

El socio y SOS Faim

Hasta 2013, el apoyo de SOS Faim a cada una de las organizaciones miembros se prestaba de forma directa. Desde 2010, SOS Faim acompaña, en paralelo, la creación de la central a iniciativa de las 4 organizaciones socias. Desde 2014, SOS Faim da su apoyo mediante la organización de segundo nivel.

El apoyo de SOS Faim se orienta a una consolidación de la central a nivel institucional, y, desde la perspectiva de su capacidad de acompañamiento y de concesión de servicios a sus organizaciones miembros, de fortalecimiento de las capacidades institucionales y de gobierno, de gestión, de mejora de las técnicas de producción y de transformación, así como de mejora del acceso de los productores a los mercados.

Resultados

El apoyo prestado por SOS Faim a cada una de estas organizaciones hasta la fecha ha permitido a los miembros mejorar su capacidad de producción, de transformación y de comercialización, con una mayor consideración de la importancia de respetar el medio ambiente. A finales de 2013, el número total de miembros había aumentado hasta 1 730, y el porcentaje total de mujeres, de un 46%, se ha incrementado claramente estos últimos años.

Tres de las cuatro organizaciones se han convertido en cooperativas, un estatus más adaptado para desarrollar su actividad económica y que da lugar a una mejor participación y representación de los miembros. Todas han reforzado sus materiales, sobre todo las unidades de procesamiento y de transformación.

Dos organizaciones miembros de la central proporcionan sus productos a programas sociales públicos de alimentación escolar gestionados localmente. Estos programas tienen como objetivo mejorar la seguridad alimentaria y nutricional de estas regiones pobres, procurando que los pequeños productores obtengan mejores ingresos.

Perspectivas

La consolidación de la central permitirá reforzar su capacidad de acompañar a sus miembros para afrontar los numerosos desafíos a los que se enfrentan: desafíos medioambientales, de seguridad alimentaria, de mejora de la condiciones de vida en las regiones pobres, y de implicación de las mujeres y de los jóvenes. A largo plazo, se aspira a una mejor representación del sector a nivel nacional con el fin de defender y obtener más recursos de parte de los responsables políticos para estos productos tradicionales andinos y para los pequeños productores que los cultivan.