SOS Faim
hacer una donación

¿Qué futuro para Bolivia? Pablo Solón: Los movimientos sociales de Bolivia deben ser reconstruidos

Bolivia • • 10 February 2020

-Défis Sud (revista de la ONG SOS Faim)-

UNA ENTREVISTA CON PABLO SOLÓN

Los 13 años de presidencia de Evo Morales al frente del Estado boliviano llegaron a un trágico epílogo a finales de 2019. Para entender el significado de los acontecimientos, Défis Sud habló con el activista antiglobalización boliviano Pablo Solón.

A pesar de que un referéndum celebrado en 2016 prohibió al Jefe de Estado presentarse a un cuarto mandato (1), Evo Morales se presentó a las elecciones presidenciales de octubre de 2019. Después de resultados controvertidos, se proclamó su reelección. Ante las protestas y manifestaciones violentas, Evo Morales anunció que se celebrarían nuevas elecciones, pero el ejército le pidió la dimisión y huyó a México y luego a Argentina. La conservadora Jeanine Áñez, Vicepresidenta del Senado, se convirtió temporalmente en Presidenta de la República. En las regiones donde la mayoría de la población está a favor de Morales se produjeron nuevas manifestaciones de denuncia de un golpe de Estado militar. Las elecciones generales bolivianas, tanto legislativas como presidenciales, se celebrarán finalmente el 3 de mayo de 2020.

En este tenso contexto, el activista antiglobalización boliviano Pablo Solón publicó una carta abierta (2) en la que lamenta que estas tensiones políticas estén relegando a un segundo plano importantes cuestiones de desarrollo sostenible para Bolivia.

Pablo Solón es un activista de la sociedad civil que participó en los movimientos que llevaron a Evo Morales al poder en 2006. En el primer gobierno de Morales, fue el principal promotor de la Declaración de los Derechos de la Madre Tierra. Sucesivamente delegado del Comité de Reflexión Estratégica para la Integración Sudamericana, Secretario de la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR) y Ministro de Comercio Exterior, fue nombrado Embajador ante las Naciones Unidas de 2009 a 2011. Se distanció del gobierno de Morales en 2011, en particular para expresar su desacuerdo con la construcción de una ruta comercial hacia Brasil a través del Territorio Indígena y el Parque Natural Isiboro Sécure (Tipnis). En 2012, desempeñó un papel importante en la organización de la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático en Cochabamba (Bolivia). Fue su compromiso con la lucha contra la deforestación y el cambio climático, entre otras cosas, lo que le llevó a dirigir la ONG altermundialista Focus on the Global South en Bangkok hasta 2015.

Usted está en el origen de la adopción por la Asamblea General de las Naciones Unidas de varias resoluciones, incluyendo el reconocimiento del Derecho Humano al Agua y la Declaración del Día Internacional de la Madre Tierra. Usted fue responsable de Bolivia en las negociaciones de las Naciones Unidas sobre el clima. ¿No es probable que las crisis políticas y sociales en Bolivia, como en muchos otros países hoy en día, pongan la defensa de las cuestiones climáticas y ambientales en un segundo plano?

Si toman un asiento trasero, no pasará mucho tiempo antes de que vuelvan al frente. El concepto de la Madre Tierra seguirá siendo útil en la defensa de las cuestiones ambientales. Este concepto implica que asumimos que somos parte del sistema planetario. Todos estamos interconectados. El concepto tiene sus orígenes en la cosmogonía de la Pachamama en Bolivia, pero la lucha por defenderlo es universal. En Bolivia, los Derechos de la Madre Tierra adoptados por ley en 2010 se han mantenido lamentablemente al nivel de los discursos en las conferencias nacionales e internacionales, mientras que al mismo tiempo se han llevado a cabo muchos proyectos que violaban estos Derechos de la Madre Tierra. Nuestra lucha en Bolivia es ahora para preservar la capacidad del sistema judicial boliviano para defender los Derechos de la Madre Tierra.

En 2012, en Cochabamba, participé en la organización de la Conferencia Mundial de los Pueblos contra el Cambio Climático. La Declaración final no sólo hablaba de las emisiones de gases de efecto invernadero sino también de las relaciones cambiantes con la naturaleza, los bosques, la agricultura y los combustibles fósiles. Tenemos que aceptar que el sistema terrestre es un sistema compuesto de ciclos de vida. Fui negociador en las COP en 2010 y 2011. Era como hablar con un médico que sólo se preocupa por tu temperatura y no por las enfermedades que causan la fiebre. Básicamente se trataba de cantidades de emisiones. Hubo muy poca discusión sobre lo que los estados deben hacer con sus sectores de energía, agricultura, industria y transporte… La forma en que se organizan las negociaciones es probablemente una de las razones por las que los resultados fueron decepcionantes en la reciente COP de Madrid.

¿Qué impidió que los discursos de Evo Morales sobre la Madre Tierra se tradujeran en realidades concretas y verificables?

Debemos ser capaces de analizar lo que hizo Evo Morales. ¿Aplicó las políticas anunciadas y la Constitución adoptada en 2009? ¿Qué tipos de proyectos desarrolló? ¿Eran extractivistas? La respuesta es sí. ¿Fue su extractivismo diferente al de los gobiernos neoliberales? La respuesta es no. ¿Violó los derechos humanos en el caso Tipnis? La respuesta es sí. Todas estas preguntas se formulan demasiado poco, y cuando se formulan, muchos observadores tienden a restar importancia, a proyectar la responsabilidad sobre los demás, evitando así un análisis minucioso de lo ocurrido. En el caso del litio, por ejemplo, se llegó a un muy mal acuerdo con la empresa alemana Acisa, sin que las comunidades de la región de Potosí en torno a los yacimientos, en el altiplano boliviano, participaran en los beneficios de las exportaciones. Fue una mala empresa conjunta. Las reivindicaciones del socio alemán sobre los derechos de patente y el control de los flujos financieros provocaron protestas y meses de movilización en Potosí. Bajo presión, Evo Morales finalmente canceló el contrato. No se nacionalizó, sólo canceló un contrato con una compañía.

¿Cree que Evo Morales tuvo dificultades para conciliar los aspectos positivos de sus ideas con la práctica del poder?

Sí, lo sé. El talón de Aquiles del político es su relación con el poder. Todos los líderes, de todas las persuasiones ideológicas, cuando llegan al poder, piensan que van a cambiar el estado, sin darse cuenta de que el poder también los va a cambiar a ellos. El poder tiene su propia dinámica. Cuando llegas al poder, te transformas. Uno de los problemas de la lógica del poder es que prioriza la búsqueda del mantenimiento de este poder. Tan pronto como se convirtió en jefe de estado, Evo Morales dedicó mucho tiempo y energía a fortalecer sus prerrogativas y no dejarlas ir. Otro de sus errores fue no haber comprendido que es responsabilidad del jefe de Estado autorizar el desarrollo de un contrapoder. Es vital para la continuidad del Estado permitir que las organizaciones de la sociedad civil y los movimientos sociales permanezcan independientes y tengan la libertad de criticar las acciones del Estado. En resumen, no hay que dejarse atrapar por la tentación de tomar el poder… En teoría, son los líderes de extrema derecha los que ceden a estas tentaciones, pero los políticos de izquierda en América Latina, Cuba, Venezuela, etc., también sucumben regularmente a ellas.

¿Cómo ve el futuro de Bolivia?

Los movimientos sociales de Bolivia deben ser reconstruidos. En 2006, teníamos una sociedad civil muy fuerte, las organizaciones estaban bien estructuradas, eran creativas e independientes. Perdimos eso durante los últimos 13 años de gobierno. Las organizaciones sociales empezaron a depender del estado. Los líderes de la sociedad civil se convirtieron en funcionarios públicos. Las organizaciones sociales se transformaron en clientelas. Las organizaciones indígenas están divididas. La fábrica social boliviana tiene que ser reconstruida y no va a ser fácil.

Entrevista de Pierre Coopman (SOS Faim)

(1) En este Referéndum, propuesto por Evo Morales, el 51,3% de la población votó en contra de un posible cuarto mandato del Presidente y Vicepresidente Álvaro García Linera. Al principio, Evo admitió su derrota.

(2) https://france.attac.org/nos-idees/placer-l-altermondialisme-et-la-solidarite-au-coeur-des-relations/article/lettre-ouverte-au-mouvement-altermondialiste-sur-la-situation-en-bolivie