Microfinanzas

¿Qué son las microfinanzas?

SOS Faim lucha contra la pobreza extrema, responsable del hambre, especialmente gracias a las microfinanzas. Las microfinanzas ofrecen servicios financieros a personas excluidas del sistema financiero clásico para permitirles crear o desarrollar su actividad económica. Se habla a menudo de microcrédito, pero las microfinanzas incluyen también al ahorro, al seguro e incluso a las transferencias de dinero. SOS Faim fue la primera ONG belga en apoyar las microfinanzas y una de las primeras a nivel europeo.

Las microfinanzas como instrumento contra la pobreza

Desde 1987, SOS Faim apoya las microfinanzas en África y en América Latina para permitir a los campesinos desarrollar, de manera sostenible, su actividad agrícola. Mientras que ellos podrían alimentar al mundo, son los pequeños agricultores del Sur las primeras víctimas del hambre y de la pobreza. La falta de acceso a la financiación continúa siendo un gran impedimento al desarrollo de las agriculturas familiares. Negándose los bancos tradicionales a ayudar a los campesinos, las microfinanzas se convierten en una alternativa importante para el sector rural y agrícola.

SOS Faim y las microfinanzas

SOS Faim desarrolla asociaciones privilegiadas con instituciones de financiación rural próximas a organizaciones campesinas y de productores rurales. El objetivo es poner a disposición de estos productores una financiación adaptada, estable y diversificada que responda al conjunto de las necesidades para desarrollar las explotaciones familiares. A la financiación de las inversiones en las explotaciones se le presta una atención particular.

microfinance2

Las mujeres, ¡fan de los microcréditos!

Las mujeres han hecho del microcrédito una herramienta de emancipación económica y social, que les permite asimismo alimentar correctamente a sus hijos y favorecer su educación. Las mujeres son también clientes privilegiadas de numerosas instituciones de microfinanzas. Excluidas entre los excluidos, las mujeres se muestran muy respetuosas con la oportunidad que representa un crédito y siempre lo reembolsan mejor que los hombres.